Embarazo y Lactancia

EMBARAZO Y LACTANCIA

Está en tus manos el asegurar la materia prima para que el cerebro de tu guagua se pueda formar lo mejor posible.

Mas del 60 % del peso del cerebro es grasa , y la mayoría de esa grasa es  ácido docosahexanoico (DHA), un ácido graso omega-3 presente en el aceite de pescado concentrado. Una de las razones para que haya tanto DHA en el cerebro es que es un componente esencial de las membranas de las neuronas, de la retina del ojo, y de las mitocondrias, nuestras fábricas de energía en cada célula. Sin un nivel adecuado de DHA, tu cerebro no puede funcionar correctamente.

Como la dieta tradicional es muy pobre en omega de cadena larga, es recomendable suplementar la alimentación con aceite de pescado concentrado, omega 3. Esta suplementación permitirá a la madre entregar a su hijo a través de la placenta o de la leche materna, una óptima concentración de DHA. Lo anterior asegurará un mejor desarrollo del sistema nervioso, de la vista y un mejor desarrollo psicomotor y cognitivo.

El ideal es complementar la suplementación de omega 3 con una dieta hormonalmente equilibrada. Existen muchas razones por las que te recomiendo seguir esta dieta mientras estés  embarazada o amamantando. Enumeraré y explicaré algunas a continuación:

Asegurar una adecuada nutrición al feto y a la madre, que ayuden a ambos satisfaciendo sus requerimientos nutricionales específicos.

No subir de peso excesivamente. Además de que estéticamente a nadie le queda bien, el sobrepeso puede aumentar el riesgo de diabetes gestacional, de presión alta (preclampsia), y de partos prematuros. Es cierto que el cuerpo de la madre necesita hacerse de una pequeña reserva de grasa buena para asegurar la lactancia, pero, es una pequeña reserva;  y de grasa buena!!  No necesitas aumentar de peso con grasas extras, que nada ayudan en el embarazo. Hay personas que se asustan al pensar en dietas durante el embarazo, ya que lo asocian a poca comida, hambre y falta, o  pocos nutrientes. El sistema que les propongo, al contrario les asegura lo justo y adecuado para sus requerimientos y necesidades ayudando al cuerpo a estar en la mejor forma posible y contando con todos los “ladrillos nutricionales “ para formar a  esa nueva vida, durante el embarazo.

La lactancia también es un momento muy complejo desde el punto de vista nutricional, ya que las madres quieren volver a su figura y quieren cuidarse, pero saben que de su alimentación depende la nutrición de su guagua. Quiero contarles que pueden comer mejor  que nunca, y asegurarse a ustedes y a sus guaguas todos los nutrientes que necesitan, cuidando además su equilibrio emocional, reduciendo el riesgo de depresión postparto; y volver o alcanzar su peso ideal sin riesgos para la mamá o el recién nacido.

La necesidad de DHA del feto es mayor durante el último trimestre, porque ahí el cerebro se desarrolla a una velocidad abismante. Por eso nunca es demasiado tarde para empezar con este sistema nutricional. Es por ello que para lograr un buen desarrollo en los niños es importante que primero la madre (durante la gestación y la lactancia) y luego la guagua, cuando empieza a comer, tengan niveles adecuados de DHA en su dieta. El cuerpo siempre privilegiará entregar los nutrientes al feto en desarrollo que a la madre, por lo que si la dieta no es adecuada el aporte al feto puede ser reducido, y la madre puede quedar muy por bajo sus necesidades de DHA.

La Suplementación con aceite de pescado también ayuda a reducir el riesgo de hipertensión (preclampsia) y a rebajar la posibilidad de diabetes gestacional (guagua y madres que suben de peso de forma descontrolada con mucho riesgo de partos prematuros).

Comer Bien Actividad Fisica Situaciones Especiales Artículos de Interes

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes