Por qué debes comenzar a usar Cloruro De Magnesio

El magnesio es un mineral muy importante para nuestra salud ya que participa en más de 300 reacciones bioquímicas en nuestro cuerpo.

Entre las más importantes  podemos destacar la producción y el almacenamiento de la energía (ATP), síntesis de proteínas, desarrollo de huesos, regulación de la presión sanguínea, control del nivel de glucosa en la sangre; y es esencial para mantener el normal funcionamiento del corazón.

Alimentos ricos en magnesio

Algunos de los alimentos más ricos en magnesio están los pescados, verduras de hojas de color verde oscuro, el cacao crudo, paltas, distintos tipo de nueces y frutos secos, el yogurt, el tomate y el perejil entre otros. También son buenas fuente de magnesio los cereales y el arroz integral; pero lamentablemente de acuerdo a varios estudios clínicos, el magnesio es uno de los minerales que más nos falta en la dieta actual. Lo anterior se debe a que la tierra está empobrecida en este mineral, por lo que los vegetales que cultivamos tienen menos magnesio que los que consumían nuestros abuelos.

Nuestra carencia en magnesio también se debe a que se pierde magnesio en el refinado de los alimentos, y muchas veces también en su procesamiento y en la cocción de los vegetales.

La falta de magnesio puede provocar problemas de salud como ansiedad, antojos, depresión, estreñimiento, fibromialgia y problemas cardiacos entre otros

¿Cuándo, en qué forma y cuánto tomar?

Es importante tener presente que la suplementación con magnesio está contraindicada para personas que padecen de insuficiencia renal.

Existen varias formas de suplementos de magnesio: cloruro de magnesio en tabletas y en forma de “aceite de magnesio”, lactato de magnesio, óxido de magnesio, etc.

El Aceite De Magnesio

La forma más recomendable de suplementar el magnesio es a través de una solución de cloruro de magnesio y agua que se aplica sobre la piel. Al by pasear el tracto digestivo, llega rápidamente a la sangre y se entrega de forma directa a la célula. Esta forma de administración se conoce como transdermal, o través de la piel y resulta muy rápida, eficaz y segura.

El cloruro de magnesio se puede comprar en cualquier farmacia de homeopatía o naturista. Es una sal bastante higroscópica, que parece sal de cocina húmeda.

En general se encuentra en bolsitas de 33 g cada una. Se prepara diluyendo ese polvo, en la misma cantidad de agua. Lo pueden poden en un jarrito con medida, y poner agua hasta el doble del volumen, o simplemente hacerlo al ojo. No es necesaria tanta precisión. Yo, en general lo pongo en un jarrito de vidrio, agrego el mismo volumen de agua tibia y lo revuelvo bien hasta disolverlo completamente. Una vez frío, lo pongo en un envase ojalá con atomizador para que sea más fácil de aplicar.

Pese a que se diluye en agua, la solución final tiene una consistencia un poco aceitosa, y es por eso es que lo llaman aceite de magnesio. Si buscan en inglés, lo encuentran como Magnesium Oil.

Se aplica rociándolo y masajeándolo sobre la piel, evitando las zonas más sensibles o que puedan tener heridas o zonas irritadas.

Al principio puede causar una leve sensación de picazón hasta que el cuerpo se acostumbre. Si te pasa eso y sientes que la picazón es mucha o es desagradable, simplemente agrega un poco más de agua, diluyendo tu mezcla hasta que tu cuerpo se acostumbre. Cuando al aplicarlo ya no sientas molestias, puedes aumentar la concentración, y usar la solución preparada como te dije antes, en partes iguales de cloruro de magnesio y de agua.

La dosis de magnesio varía según la edad, el sexo y tu etapa en la vida (vida fértil, menopausia, embarazo, etc); y en general va entre los 300 y 450 mg diarios; pero es muy difícil de saber si uno la cumple o no, porque no sabemos cuánto magnesio nos están entregando nuestros alimentos.

Y en relación a cuánto tomar, tampoco todo el mundo lo tolera de la misma forma. En algunas personas este producto puede llegar a producir efectos laxantes fuertes, sobre todo cuando es sumistrado en dosis altas. Ese efecto secundario no deseable es mínimo, o fácilmente controlable cuando se administra como aceite de magnesio.

Por eso lo más recomendable, es usar el aceite de magnesio con aplicación directa a la piel (absorción transdérmica). Es como lo uso personalmente, y cómo le ha servido a muchos de mis pacientes Se aplica en las piernas, los brazos, el abdomen, y la espalda. Dependiendo de la situación y la persona, se puede aplicar incluso varias veces al día.

Un aviso natural de tu cuerpo para decirte que llegues sólo hasta ahí con la dosis de magnesio,  o las disminuyas, es que tus deposiciones se ponen más blandas del ideal. Ahí sabes que has llegado a tu dosis y que ya has “tapado o pagado el déficit de magnesio” que tenías y ahí puedes reducir el número de aplicaciones

Beneficios del uso del “Aceite de magnesio”

Promueve la salud y la longevidad; previene y trata muchas afecciones de salud, incluyendo el asma, la ansiedad, depresión, estreñimiento, dolores musculares, enfermedades del corazón, diabetes, migrañas(1), calambres musculares, osteoporosis, fatiga, achaques, dolores reumáticos y de articulaciones, el Alzheimer, etc.

El magnesio también es conocido como el “tranquilizante de la naturaleza” y ayuda a dormir mejor y a mejorar los síntomas pre menstruales, tales como ansiedad, irritabilidad, migrañas y calambres, pero lo más increíble por lo menos para mí, ha sido descubrir su gran ayuda para mitigar los antojos pre menstruales, especialmente los de chocolate.

Desde hace mucho que se ha estudiado que los antojos te hablan de desbalances hormonales. Sobre todo las mujeres estamos sometidas a cambios bruscos de hormonas durante nuestro ciclo menstrual y durante la vida, menarquia, embarazos, menopausia, etc. (2)

En su libro , The Health Detective’s 456 Most Powerful Healing Secrets, Nan Kathryn Fuchs, Ph.D., científica dedicada a la nutrición, habla de cómo se liberó de su antojos de chocolate, en un par de meses, luego de empezar a usar el cloruro de magnesio. (3)

El chocolate es el alimento más deseado en los antojos de las personas norteamericanas, y por lo que veo a diario en mis pacientes, yo creo que en la mujeres chilenas también.

El antojo de chocolate es más frecuente en mujeres que en hombres y se reporta con mucho más frecuencia justo antes de la menstruación, lo que sugiere una componente hormonal ligada a la fluctuación de progesterona y estradiol ( 4)

Un estudio reciente demuestra que el estrógeno y la progesterona, las hormonas sexuales femeninas, influyen en los niveles de los iones-magnesio del cuerpo, lo que podría ayudar a explicar por qué el magnesio alivia los síntomas del Síndrome Premenstrual, incluyendo la migraña, y la hinchazón; lo que a mí me hace mucho sentido; pero sea cual sea la causa….el Aceite de Magnesio es un muy buen remedio y deben probarlo!!

Otros beneficios adicionales, pero no menos importantes, de la suplementación con Magnesio

El magnesio ayuda a moderar el nivel de glucosa en la sangre, ya que mejora la respuesta del cuerpo a la insulina. Lo anterior es especialmente beneficioso si tienes sobrepeso, y/o diabetes.

En relación a la menstruación,  además de ayudarte con los antojos premenstruales, el cloruro de magnesio también es un gran aliado para aliviar los dolores y calambre menstruales, así como el dolor de cabeza que muchas mujeres sufren como parte de su síndrome premenstrual. ( 5)

De manera que suplementar el magnesio antes y durante su periodo puede impedir el dolor y las molestias.

Una serie de estudios europeos con pequeños grupos de mujeres que sufrían consistentemente periodos dolorosos mostraron alivio a sus síntomas con altas dosis de magnesio. Por lo que si tu regla es dolorosa puedes aumentar la dosis de aceite de magnesio en  una o dos veces al día extra, mientras tu digestión no diga otra cosa.

Lo has probado?
Cuéntanos tu experiencia.

Bibliografía

  1. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/9523054
  2. http://jn.nutrition.org/content/133/3/835S.full#ref-16
  3.  www.amazon.com/Powerful-Healing-Secrets-Health-Detectives/dp/1885385021
  4. www.andjrnl.org/article/S0002-8223(99)00307-7/abstract
  5. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/2675496
Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes